Arteche, líder global en soluciones de medición y monitorización de la calidad de la energía eléctrica, se ha posicionado como la opción elegida por las entidades investigadoras más punteras de Estados Unidos y Europa en el sector de la fusión nuclear, una tecnología clave para afrontar los desafíos climáticos a través de energías limpias. De este modo, la compañía impulsa su crecimiento, favorecida por el buen momento de inversión en el sector eléctrico, a través de una estrategia de negocio sólida y con importantes oportunidades por la transición energética.

La fusión nuclear está cada vez más cerca de ser una realidad gracias estos proyectos de vanguardia que, tanto en Estados Unidos como en Europa, cuentan con los transformadores de corriente ópticos de Arteche entre sus componentes.

El éxito de estos proyectos supondrá un hito tecnológico que podría cambiar la forma en que se produce y consume electricidad en todo el mundo, satisfaciendo la demanda energética mundial de manera asequible y sostenible gracias a la generación de energía limpia.

Fusión nuclear: la energía limpia del futuro

A diferencia de la fisión nuclear, la fusión no requiere de materiales radioactivos ni escasos como los combustibles. En su lugar, utiliza materiales abundantes en la tierra. Con apenas una mínima cantidad de estos, es capaz de producir la energía equivalente al consumo de una persona durante toda su vida. Se considera una fuente de energía limpia, segura y sostenible y se está convirtiendo en una prioridad global; un elemento clave para afrontar los desafíos energéticos y climáticos.

La fusión nuclear ocurre de forma natural en el Sol por sus altísimas presiones y su temperatura. Sin embargo, se trata de un proceso en el que se obtienen temperaturas muy superiores a las que podría soportar cualquier material sólido

En este punto, los transformadores no convencionales de Arteche, basados en tecnología óptica, ofrecen un valor diferencial en algunos de los proyectos de investigación más prometedores que se están desarrollando tanto en Europa como en Estados Unidos.

Referente mundial en tecnología óptica

Para poder aportar esta tecnología a sus clientes, Arteche cuenta con la empresa australiana Smart Digital Optics. SDO es referente en el ámbito de los sensores de corriente de fibra óptica para el sector de la energía eléctrica y es de las primeras empresas que incorporó y patentó este tipo de tecnología óptica a los sistemas de control y medición de la energía.

A través de su filial australiana, Arteche ofrece una alternativa de fibra óptica que permite medir las corrientes eléctricas con mayor precisión y de manera más sostenible. Este tipo de tecnología facilita la digitalización de las subestaciones, creando entornos de trabajo más seguros y reduciendo los costes de construcción, operación y mantenimiento.

La adquisición de SDO por parte de Arteche se enmarcó dentro de la estrategia de crecimiento inorgánico de la compañía. En este sentido, además de SDO, Arteche adquirió en 2021 Esitaş, que cuenta con plantas en Turquía e Indonesia y está dedicada a la fabricación de transformadores de medida de media y baja tensión, e incorporó a Hitachi Energy en Arteche Gas Insulated Transformers (AGIT), filial que tiene una planta en Vitoria-Gasteiz. La empresa japonesa adquirió el 49% de sus acciones, mientras que Arteche sigue siendo propietaria del 51%.

El hecho de posicionarse como pieza clave en los proyectos de fusión nuclear permite a Arteche continuar a la vanguardia del sector de la energía cuando todas las tendencias apuntan hacia este como fundamental en retos como la transición energética y la descarbonización de procesos.

Estrategias de Inversión