ArcelorMittal ha comunicado las cuentas de la primera parte de 2023, cuando logró un beneficio neto atribuido de 2.956 millones de dólares (2.665,4 millones de euros), lo que representa un descenso del 63,3% en comparación con el resultado contabilizado en los seis primeros meses del año precedente.

Las ventas de ArcelorMittal entre enero y junio sumaron 37.107 millones de dólares (33.454 millones de euros), un 15,6% menos que en el mismo periodo del año anterior, impulsadas principalmente por la disminución media del 14,7% de los precios del acero.

Entre abril y junio, la multinacional obtuvo un beneficio neto atribuido de 1.860 millones de dólares (1.676 millones de euros), un 52,6% por debajo del resultado registrado en el segundo trimestre de 2022, mientras que sus ventas disminuyeron un 16%, hasta 18.606 millones de dólares (16.770 millones de euros).

Por otro lado, el grupo dijo que se espera que la demanda mundial de acero, excluida China, crezca entre un 1% y un 2% este año, por debajo del rango pronosticado anteriormente de 2-3% debido al aumento de las tasas de interés en EE. UU. y la débil actividad de la construcción en Europa, según Reuters.

El consejero delegado de ArcelorMittal, Aditya Mittal, ha subrayado que de cara al futuro, la empresa se encuentra en una buena posición, centrada en lograr un mayor progreso estratégico en el segundo semestre.

Por su lado, la compañía ha explicado que continúa centrada en la ejecución de sus planes de crecimiento y en la aplicación de su política de asignación de capital y rentabilidad, tras haber pagado en junio el primer plazo de un dividendo base de 0,44 dólares (0,39 euros) por acción, así como también ha recomprado 24,8 millones de acciones en lo va de año.

Estrategias de Inversión