Las gafas de realidad aumentada o RA de Apple, Vision Pro, no ha empezado con buen pie. Al costoso precio de salida previsto en los 3.499 dólares, se ha sumando un recorte en los planes de producción por problemas de fabricación según Qianer Liu, Patrick McGee y Kanda Inagaki en Financial Times.

Apple se ha visto obligada a hacer recortes drásticos en las previsiones de producción de los auriculares de realidad mixta Vision Pro, presentados el mes pasado después de siete años de desarrollo y aclamados como su lanzamiento de producto más significativo desde el iPhone.

La complejidad del diseño de los auriculares y las dificultades en la producción están detrás de la reducción de los objetivos, mientras que los planes para una versión más asequible del dispositivo han tenido que retrasarse, según varias personas con conocimiento directo del proceso de fabricación.

Apple ya ha señalado que el dispositivo de auriculares de «computación espacial» de 3.500 dólares no saldrá a la venta hasta «principios del próximo año», una larga brecha desde su lanzamiento el 5 de junio. Los analistas han interpretado que esto tiene más que ver con los problemas de la cadena de suministro que con dar tiempo a los desarrolladores para crear aplicaciones para Vision Pro.

Dos personas cercanas a Apple y Luxshare, el fabricante chino por contrato que ensamblará inicialmente el dispositivo, dijeron que se estaba preparando para fabricar menos de 400.000 unidades en 2024. Varias fuentes de la industria dijeron que Luxshare era actualmente el único ensamblador del dispositivo de Apple. Por separado, dos proveedores exclusivos con sede en China de ciertos componentes para Vision Pro dijeron que Apple solo les pedía lo suficiente para 130.000 a 150.000 unidades en el primer año.

Ambas proyecciones implican un recorte significativo en la producción con respecto a la meta anterior de ventas internas de 1 millón de unidades en los primeros 12 meses. Los pronósticos de bajos volúmenes reflejan la falta de confianza de Apple en poder escalar la producción, según analistas y expertos de la industria, luego de años de incumplimiento de plazos en el lanzamiento del dispositivo.

Apple, cuya valoración de mercado cerró por encima de los 3 billones de dólares el viernes, tres semanas después del anuncio de los auriculares, se negó a comentar sobre Vision Pro.

Entre los principales obstáculos que se enfrentan está la fabricación de pantallas elegantes para el dispositivo. Consisten en dos pantallas micro-OLED, una por ojo, y una lente «lenticular» curvada que mira hacia afuera. Las pantallas internas ofrecen una resolución que supera cualquier cosa actualmente en el mercado, mientras que la lente externa proyecta los ojos del usuario de los auriculares al mundo exterior.

Las pantallas micro-OLED para los prototipos en la demostración de junio fueron suministradas por Sony y el fabricante de chips TSMC, según dos personas familiarizadas con la situación. Sony y TSMC se negaron a comentar sobre cualquier papel en Vision Pro.

Apple ha estado descontento con la productividad de los proveedores, dijeron esas personas, especialmente con el rendimiento de los micro-OLED que no tienen defectos. Las pantallas son el componente más caro de Vision Pro.

“Mucho de esto son dolores de crecimiento normales”, dijo Jay Goldberg, fundador de la consultora tecnológica D/D Advisors. “Este es el dispositivo de consumo más complejo que jamás se haya fabricado”.

Goldberg dijo que el precio de 3.500 dólares más alto de lo esperado ya implicaba que Apple había incorporado el costo de las ineficiencias de producción, sabiendo que los rendimientos de fabricación eran especialmente bajos en comparación con los productos maduros en la cartera de Apple.

“Alguien tiene que pagar por eso”, agregó Goldberg. “Creo que Apple se metió en esto con mucho ‘mal rendimiento’ integrado en el modelo. Hay mucha tecnología en Vision Pro y sabían que llevaría un tiempo ampliarla. Apple sabe que no ganarán dinero con esto en el primer año”.

“Sony fue cauteloso acerca de cuánto se expandiría el mercado de auriculares de realidad mixta y se mostró reacio a aumentar significativamente la producción”, dijo Terushi Shimizu, jefe de la unidad de semiconductores de Sony, en una mesa redonda de medios reciente.

“Estaremos atentos para ver cuánto aumentará la demanda de pantallas micro-OLED”, indicó Shimizu. “Pero no creo que seamos agresivos en la producción en la misma escala que los sensores de imagen”, para lo cual Sony está construyendo una nueva planta para impulsar la producción de los chips utilizados en las cámaras de los teléfonos inteligentes.

Mientras tanto, Apple ya está trabajando en generaciones posteriores de auriculares, incluida una versión más asequible que se espera que atraiga más a los consumidores del mercado masivo, dijeron dos personas con conocimiento directo.

Apple está trabajando con los fabricantes de pantallas coreanos Samsung y LG en este auricular de segunda generación. Para reducir el precio, el fabricante del iPhone ha explorado el uso de otras tecnologías de visualización, incluido el mini-LED, pero dos personas dijeron que Apple insistía en usar el micro-OLED incluso para los auriculares que no son Pro, aunque todos los proveedores que lo habían hecho hasta ahora no cumplieron con sus expectativas.

El recorte de las previsiones para 2024 ha decepcionado a Luxshare, que ha estado aumentando su capacidad para poder fabricar casi 18 millones de unidades al año en los próximos años, según una persona cercana a la ensambladora.

Los analistas dijeron que toda la cadena de suministro de auriculares en Asia no estaba recibiendo mucho impulso de Vision Pro. “Apple no ha hecho un producto mejor de lo que la industria imaginaba… la confianza de los fabricantes no es alta”, dijo Eddie Han, analista de Isaiah Research, con sede en Taiwán.

A pesar de los contratiempos, el grupo de inteligencia de mercado Canalys creía que Apple superaría una base de usuarios de 20 millones dentro de los cinco años posteriores al lanzamiento.

“Dados los números de producción limitados, saldrá volando de los estantes, pedido por adelantado por los fanáticos leales de Apple y los usuarios de alto poder adquisitivo en los Estados Unidos”, dijo Jason Low, analista de Canalys. Actualmente, su proyección era que Apple produjera 350.000 unidades el próximo año, aumentando a 12.6 millones de unidades cinco años después.

Apple cerraba el mes en los 194,09 dólares al alza. Las medias móviles de 70 y 200 periodos se mantienen por debajo del precio, RSI por encima del nivel de sobre compra y las líneas del MACD por encima del nivel de cero.

El precio ha cerrado a escasos céntimos de la resistencia a mediano y largo plazo en los 194,48 dólares. Mientras, los indicadores de Ei se muestran en su mayoría alcistas.

Estrategias de Inversión