La semana comenzó con el reporte de resultados al tercer trimestre del 2021 en EE.UU., desfilando el sector bancario. Los resultados de los mayores bancos norteamericanos han batido expectativas de beneficios, aunque con tendencias débiles en los préstamos.  En el caso de JP Morgan, que superó las estimaciones de los analistas, cabe comentar que los beneficios fueron impulsados por la banca de inversión y el repunte de la curva de tipos.

Citigroup reportó el jueves unas ganancias de 17.8360 millones de dólares vs 17.000 millones estimados, con lo que el BPA fue de 2,15 dólares vs 1,79 dólares estimados.  Sin embargo, se observa una presión en márgenes generalizada en las regiones donde tiene presencia, aunque la rentabilidad mejora respecto al mismo trimestre del 2020 pero situándose en la parte baja del sector (RoTCE aprox. 11% vs. 15% de la banca americana).

Mientras que Bank of America batió ampliamente expectativas, con unos BPA de 0,85 vs. 0,71% esperado, con beneficios de 18,83 billones de dólares que son 2,34% superior a la media de los estimados por los analistas. Los ingresos netos de intereses crecieron 10%, impulsados por un fuerte crecimiento en los depósitos e inversiones. El negocio de consumo digital y de pequeños negocios creció un 27%. El promedio de préstamos y arrendamientos alcanzó los 921 billones de dólares, lo que implica un crecimiento interanual anualizado del 6%. El banco liberó 1.100 millones de dólares de reservas que había asignado en 2020 a manera preventiva para posibles créditos incobrables.

Por su parte, Morgan Stanley, jugador puro de banca de inversión reportó unos resultados trimestrales “excepcionales”, según los calificó el CEO. Los ingresos hasta ahora sobrepasan los alcanzados en el mismo periodo de 2019 en 10%. El fortalecimiento del mercado de M&A ha impulsado sus resultados, banca de inversión, trading de acciones, etc, alcanzando unos beneficios 6,32% superiores a la media de las estimaciones, alcanzando los 14,8 billones de dólares (BPA de 2,04 dólares). Las comisiones de gestión fueron de 1,5 billones de dólares en el trimestre, que triplican el promedio trimestral desde hace 5 años. Adicionalmente anunciaron una alianza estratégica con Microsoft.

Un factor a destacar es el uso de mayor tecnología en todos ellos. En la conferencia de resultados la mayoría de ellos habló sobre los proyectos que aún tienen por desarrollar en este sentido para facilitar la operativa de sus clientes, tanto de banca tradicional como de banca de inversión.

El sector bancario, medido por el índice S&P 500 Banks  Industry ha superado al mercado en general con una rentabilidad total de 67,9% durante los últimos 12 meses en comparación con la alcanzada por el S&P 500 del 24,26% al 13 de octubre de 2021. En lo que va del año la diferencia es superior a 17 puntos porcentuales (con el S&P 500 Banks una rentabilidad del 33,57%).

En España, el empinamiento de la curva de tipos ha impulsado a las acciones del sector y como comentaba la nota “Sector bancario a examen: CaixaBank, Santander, BBVA, Sabadell Y Bankinter bajo la lupa”, el sector ha batido al indicador de los 35 valores del Ibex, ya que el Ibex de bancos ha avanzado un 33,74% en lo que va del año, mientras que el indicador general del Ibex 35 lo hace en 10,54%. Las valoraciones apoyan esta alza, ya que “se mantienen con un nivel muy bajo en relación con su precio/valor contable.  Así lo deja ver María Mira (analista fundamental de Estrategias de inversión, con Bankinter a 0,79x , BBVA a 0,72x, Santander a 0,61x, CaixaBank a 0,6x y el más barato Sabadell a tan solo 0,28x.  Siendo éste último quien se apunta la mayor alza en el año, cercana al 20%, mientras que CaixaBank se anota un alza mucho menor (3%).

Y ante un escenario como el descrito ¿Qué alternativa tienen los inversores para aprovecharse de este movimiento en bancos?

Los fondos bancarios cotizados en bolsa (ETF) ofrecen a los inversores exposición al sector bancario y financiero de la economía. Los ETF bancarios ofrecen a los inversores una forma de compartir estas ganancias invirtiendo en una cesta de bancos y otras empresas de servicios financieros. Entre los ETFs que invierten en el sector financiero norteamericano, europeo y también a nivel mundial, algunos que incluso son apalancados.  Entre los que llaman la atención para EE.UU.:

  • Amundi Index Solutions – MSCI World Financials ETF: con un patrimonio de 224 millones de dólares (según Morningstar), con una rentabilidad en lo que va del año que ronda el 35% y de más del 50% a 12 meses. Tiene 4 estrellas y 4 globos de sostenibilidad de Morningstar. El estilo es value y con sesgo a compañías financieras de elevada capitalización bursátil. La cartera está invertida (con datos al 30/sep/21) en un 62,27% en renta variable norteamericana, 17,33% en Europa Desarrollada, 5,61% en Reino Unido, 5,39% en Asutralasia, 4,68% en Japón, entre otros, aunque sin exposición a América Latina.
  • iShare S&P 500 Financial Sector UCITS ETF: en este caso el patrimonio del fondo supera los 1830 millones de euros, tiene 3 globos de sostenibilidad y 4 estrellas de Morningstar. Invierte también en compañías de elevada capitalización bustátil, con alta rentabilidad por dividendo y momentum. Según los últimos datos disponibles, la cartera se concentraba en un 97,4% a Norteamérica y tan solo el 1,87% y 0,73% a Europa Desarrollada y Reino Unido respectivamente. En este caso, entre las principales posiciones destacan: Berkshire Hathaway Inc, JP Morgan Chase, Bank of Amercia, Wells Fargo, Citigroup, Morgan Stanley, Goldman Sachs, BlackRock, Charles Schwab y American Express, que representan en conjunto el 54% del patrimonio.  Alcanza una rentabilidad en lo que va del año del 40,7% y de más del 56% a 12 meses.
  • iShares S&P U.S. Banks ETF (EUR): de la misma casa que el anterior aunque de menor patrimonio, de 822 millones de dólares, de 3 estrellas y son globos de sostenibilidad de Morningstar. A pesar de ser un fondo enfocado en bancos americanos se diferencia del anterior en el sentido que invierte en acciones de tamaño medio y pequeño, aunque aparecen también entre sus mayores posiciones Bank of America, Citigroup y JPMorgan, también está First Republic Bank, PNC Financial Services Group, Fifth Third Bancorp y SVB Financial Group, entre otros. La rentabilidad es superior al anterior, tanto en lo que va del año como a 12 meses, con +48,4% y 79,82% respectivamente.
  • Lyxor MSCI World Financials TR UCITS ETF EUR: con un patrimonio de 1.473 millones de euros y una cartera con sesgo a compañías de elevada capitalización bursatil, muestra un sesgo del 62,3% a Norteamérica, 17,3% a Europa Desarrollada (donde destaca Australia y Suiza) con 17,3%, Reino Unido con 5,6%, Japón con 4,7%, Australasia con 5,4% y Asia Desarrollada con 4,16% y muy poco en Asia Emergente. A 12 meses supera el 50% de rentabilidad, mientras que en el año alcanza el 34%. Morningstar le otorga 4 estrellas y globos de sostenibilidad.

Ahora bien, si el lector prefiere invertir en el sistema financiero europeo, también puede hacerlo, y las rentabilidades no son muy diferentes a corto plazo:

  • Lyxor EURO Stoxx Banks UCITS ETP: a 12 meses la rentabilidad es del 86,14%, mientras que en lo que va del año es del 38,4%, con un patrimonio que supera los 1.300 millones de euros, y aunque Morningstar le otorga 3 globos de sostenibilidad, solo le da una estrella. Invierte en empresas de gran capitalización y entre sus 10 mayores posiciones destacan bancos españoles como Santander (12%) y BBVA (8,5%), pero también están otros como BNP Paribas (13,8%), ING Groep (10,3%), Intesa Sanpaolo (9,6%), Nordea (7,9%), Deutsche (4,8%) entre otros.
  • iShares EURO Stoxx Banks 30-15 UCITS ETF: el patrimonio de casi alcanza los 2.000 millones de euros y una cartera con una capitalización media de 34,65 billones de euros, donde el mayor peso por país destaca España y Francia (más del 20% cada uno), seguidos por Italia y Holanda (más del 10%). Entre sus 10 mayores apuestas destacan BNP Paribas, Santander e ING Groep con una ponderación superior al 10%, incluso BNP ronda casi el 14%, mientras que Santander el 12,3%. También tiene posición en Intesa Sanpaolo y BBVA, Nordea, UniCredit, Societe Generale, entre otros. Este ETF alcanza una rentabilidad del 38,4% y 85,07% en el año y a 12 meses respectivamente. A diferencia de los anteriores, este fondo aún se encuentra por debajo de su máximo de los últimos 5 años.