Alquiber Quality, compañía dedicada al renting flexible de vehículos industriales, ha consolidado y reforzado su actividad de manera significativa durante este primer semestre. La evolución fue igualmente sostenida en las dos principales áreas de negocio: el área de Renting flexible, que representa el 84% de la cifra de negocio y la venta de vehículos usados, con un peso del 16%.

Según los resultados presentados por la compañía en el día de hoy para BME Growth, la facturación de Alquiber crece un 34% hasta los 35 millones de euros y el EBITDA un 31% hasta los 18,5 millones de euros. Asimismo, el beneficio neto pasa de los 0,3 millones a los 2,1 millones de euros.

La Deuda Financiera Neta de 109 millones de euros refleja un mayor nivel de Capex por el importante nivel de adquisición de flota nueva en el período y la reclasificación a corto plazo de los préstamos ICO con carencia de 12 meses, con el impacto correspondiente en el Flujo de Caja Neto, que aumenta un 36,3% hasta los 63 millones de euros.

Según el comunicado anunciado por Alquiber, la deuda financiera neta se incrementa con respecto al mismo periodo de 2020, principalmente, por una mayor adquisición de vehículos. «Debemos tener en cuenta que, en el primer semestre de 2020, con motivo de la declaración de estado de emergencia provocado por la Covid-19, se registra una reducción tanto en la facturación, como en las adquisiciones de Capex, lo cual incide en este punto al ir íntimamente relacionado con la Deuda Financiera» y añaden, «respecto al Flujo de Caja Neto, cabe considerar el hecho que, los prestamos ICO solicitados durante el primer semestre de 2020 tenían una carencia de 12 meses, estando registrados como deuda a largo plazo. En el mismo periodo de 2021, parte de esta deuda se encuentra ya a corto plazo, lo cual hace que junto a la mayor adquisición de Capex y al mayor resultado neto, aumente el Flujo de Caja Neto.»

El crecimiento se ha sustentado por una parte en su especialización en vehículos industriales con prestaciones diferenciadas y un elevado grado de customización, en la cual ha contribuido la correcta integración vertical en la estructura de Alquiber de la compañía Carrozados Industriales Segovianos adquirida el pasado mes de enero, lo cual ha permitido reforzar la capacidad de respuesta ante la creciente demanda de vehículos personalizados. En paralelo, se ha continuado desarrollando el otro eje de crecimiento como es la actividad de proximidad al cliente a través de sus delegaciones, con la apertura en el mes de abril de la delegación en Cádiz y la de Granada, cuarta delegación en Andalucía, el pasado mes de septiembre. Con estas dos nuevas incorporaciones la compañía cuenta con un total de 22 sedes a nivel nacional.

“El plan de crecimiento de Alquiber sigue su marcha, estamos cumpliendo con los objetivos que nos habíamos marcado a medio-largo plazo. Nuestra delegación número veintidós, nuestro ritmo de facturación crece por encima del 20% y nuestros beneficios acumulados a mes de junio se han incrementado siete veces con respecto al beneficio acumulado del mismo periodo del ejercicio 2020”, señala el director general corporativo de la empresa, José Ramón Calvo.

Todo ello se traduce en un crecimiento en tamaño y ocupación de flota. Al cierre de junio con una  flota cercana a los 11.800 vehículos, la ocupación superó el 90%, un 1,8% superior al nivel de ocupación medio del primer semestre del 2020. La compañía ha multiplicado por tres su flota en los cinco últimos años y, al cierre del mes de junio de 2021, el 7,3% de los vehículos de la flota ya se movían con energías alternativas.

El crecimiento del nivel de ingresos y el control de la estructura de gastos han permitido mantener una positiva rentabilidad del negocio con un margen EBITDA del 53% y una muy significativa mejora del Beneficio Neto respecto a junio del 2020 el cual aumenta en 7 veces.

Así, el resultado del ejercicio se ha visto multiplicado por prácticamente 7 veces respecto a la primera mitad del 2020 durante la cual el beneficio se vio minorado, por el mantenimiento del 100% de la estructura, gastos explotación, amortizaciones asociadas al aumento de flota y apertura de sedes de la compañía durante el cual se produjo el confinamiento a nivel nacional, con la consiguiente bajada de ingresos.