Alfonso del Moral, responsable del negocio Iberia de la gestora global T. Rowe Price, cuenta con una experiencia destacada en la industria financiera. Sus andanzas comenzaron en el área de warrants y derivados de Citibank en 1997, siguiendo con posiciones relevantes en Schroders, Aviva hasta incluso montar su propia agencia de valores en 2010. Ya en 2014, cuando la gestora de Baltimore decide tener una oficina en España, del Moral asume la responsabilidad de dar a conocer a T. Rowe Price entre los inversores españoles vía estrategias diferenciales. Según compartió con Estrategias de Inversión, estudió empresariales en el CEU y disfruta del deporte, especialmente del golf y salir a andar para despejar la mente

T. Rowe Price es una empresa orientada a la inversión, que se centra en el crecimiento orgánico, y cuenta con 1.308,4 millones de euros en activos bajo gestión. Destaca por su pericia a la hora de analizar valores de pequeña capitalización, habiendo sido inversores pioneros en este tipo de empresas con el lanzamiento del fondo New Horizons Fund en 1960, antes de la creación del Russell Index en 1984. 

Se aprecia en una de las estanterías de la sala una serie de reconocimientos y del Moral destaca “de estos premios, la mayoría, aunque te sorprenda, son a la mejor gestión a renta fija. Nos han dado muchas más veces el premio a lo mejor de renta fija que de renta variable”.

¿Cuáles diría que son las principales diferencias que caracterizan a T. Rowe Price de aquellas gestoras ubicada en las grandes urbes financieras, como Nueva York?

En Baltimore están la mayoría de los gestores y analistas, que son los que mandan dentro de la compañía, como lo afirmó Thomas Rowe Price al fundar la gestora. El hecho de que estén basados en Baltimore, hace que sean ajenos al ruido de Nueva York. Si deciden que en Tesla van a tener 0%, les importa poco lo que se comente en el bar de la Quinta Avenida. T. Rowe Price además es una gestora muy implicada en obras sociales y está volcada con la comunidad local de Baltimore, por lo que dudo que alguna vez se vayan a ir de ahí. 

Han conseguido trasladar esa filosofía al resto de mercados, y gracias a ello, hoy en día gestionamos activos por valor de 1,4 billones de dólares (trillones americanos) a nivel global. Es una gran gestora que ha basado su éxito en el crecimiento orgánico. 

Hace poco adquirimos Oak Hill Advisors (OHA), pero ha sido la primera y única compra que realizamos desde que se fundó la compañía en 1937, y nos aportó apenas 50.000 millones de dólares. Es un activo distinto, enfocado a deuda privada, que nos permite tener una posición en activos alternativos. 

De todas las casas en las que has estado, ¿qué te ha dejado a ti como persona y como profesional?

De mis primeros años me quedo con la experiencia de tener los oídos bien abiertos. Por suerte, he estado en casas en las que se escucha mucho al mercado, y que cuentan con una gama de productos que la mayoría de las veces se alinea a lo que el cliente pide en cada momento. 

De las épocas más duras también se sacan buenas lecciones. Al montar mi propia agencia valores tuve claro desde el principio que quería representar a T. Rowe Price: una de las mayores gestoras a nivel mundial con una gama de producto que tenía todos los ingredientes para tener éxito. Cuando te jugas tu dinero, el análisis es mucho más riguroso. En vez de tener un representante en la región, finalmente decidieron abrir una oficina local y fiché por T. Rowe Price en 2014. Desde entonces, no hemos dejado de crecer en Iberia y ahora estamos sentados en esta oficina, que es nuestra carta de presentación, y un reflejo del compromiso que tiene T. Rowe Price con el negocio en Iberia. Es un mensaje a los clientes de que estamos aquí para quedarnos y para seguir creciendo. 

¿Cuántos son ahora?

Ahora somos cinco, y es el mejor equipo que he tenido nunca. 

Lo que más me gusta de T. Rowe Price es su flexibilidad y su sencillez. T. Rowe Price empezó en Europa centrándose en el negocio institucional, y cuando empezó a hacer distribución hubo mucho choque cultural, pero al final siempre accedían a nuestras propuestas fiándose de la visión local. 

Poco a poco hemos ido ampliando nuestras capacidades y haciendo más cosas, incluso publicitar lo que hacemos. Tanto es así que ahora tengo a una directora de marketing aquí sentada, Mencía Rosillo-Daóiz.

Y es que el marketing y la comunicación cobra especial sentido cuando entras en la fase de vender a las bancas privadas. Es por ello por lo que fichamos a Bruno Ruiz de Velasco como ventas sénior para Iberia, para hacer crecer nuestro segmento de banca privada y wealth management. Viene de Natixis y tenía mucha experiencia en el sector. 

El perfil de Bruno se complementa a la perfección con el de Patricia Justo, ventas sénior para Iberia. Por su veteranía en sector – estuvo 15 años como selectora de fondos en A&G-, tiene un perfil técnico y de análisis que es ideal para dirigirse a los selectores. Y es que en una industria cada vez más sofisticada y competitiva, es necesario tener un equipo que sepa explicar bien nuestros productos.  

De estos 50 fondos que dices que tenéis, más o menos, ¿cuántos están en las listas de un Santander o de un BBV o Caixa?

En renta variable, el U.S Smaller Companies Equity está prácticamente en todas; el U.S. Large Cap Growth, que es uno de nuestros buques insignia, también tiene presencia, y un multiactivo, Dynamic Global Bond. Son fondos que presentan un buen comportamiento y tienen el tamaño suficiente para estar en estas listas. 

¿Cómo es el breakdown de los activos en España, varía mucho del que tienen a nivel global?

En España varía de lo que tenemos a nivel global. Hace un par de años me enorgullecía de la diversificación que teníamos tanto a nivel activo, como a nivel cliente. Llegamos a tener un 35% del total de activos en renta fija, y destacábamos en Europa por ser la región con mejor dato en este segmento. Ahora hemos bajado al 18% por varias causas, algunas internas y otras de mercado. Y es que ahora los grandes bancos han lanzado sus propios fondos y los venden en sus redes. Mi objetivo es volver a aumentar ese porcentaje, porque una mayor diversificación de activos te permite sortear mejor los movimientos del mercado.  

Aunque la renta variable en T. Rowe Price tiene un gran peso, en Iberia nos han otorgado más reconocimientos por nuestros fondos de renta fija que por los de renta variable. Y es que para tener éxito en renta fija en España hay que tener mucha experiencia, y nosotros llevamos vendiendo bonos más de 50 años. 

¿Qué opina de esa gran concentración de los grupos bancarios, a menos de una decena con cuotas destacadas?

Se está volviendo muy binario. Para conseguir meter un fondo en la lista de las carteras gestionadas de los principales bancos, el producto que ofrezcas ha de tener cierto tamaño. Nunca la frase del dinero llama al dinero ha sido tan cierta como ahora. Esto beneficia mucho a las gestoras grandes, y no tanto a los buenos productos, porque aunque tu producto sea el mejor, se incluye al de mayor tamaño. Si por fin consigues entrar en la lista, las cifras de entrada pueden ser desorbitadas. 

Ese es el gran reto ahora para nosotros, hacer escalar los fondos. Recientemente hemos traído a Europa desde EE.UU. nuestra estrategia más conocida en renta variable americana, el US Structured Research Equity Fund, gestionado por los analistas de la compañía. En EE. UU. tiene cerca de 80 billones en activos. Ha sido la historia de mayor éxito de T. Rowe Price en los últimos años, y hemos conseguido ponerlo en 500 millones de euros en apenas tres meses en Europa. ¡Un caso excepcional!

Tenemos casos de fondos muy buenos, como el Euro Corporate Bond Fund, que ha sido premiado por Citywire y otras casas de análisis este año. Desde que entré en 2014 hasta hace un año, el fondo estaba en 220 millones de euros, y no se movía. Cuando lo presentabas nos decían: sí, es buenísimo, pero en renta corporativa necesito fondos más grandes. Así que decidimos bajar las comisiones muy agresivamente, y en menos de un año, ya superaba los 700 millones.

¿Y cuánto bajaron de comisiones? Porque dices muy agresivamente.

Sí, fue bastante agresivo. Está en torno a unos 16 puntos básicos la clase institucional. 

¿Y hacer mandatos segregados?

Eso es el fuerte de T. Rowe Price y es un tema que por suerte estamos viendo cada vez más oportunidades. El pionero fue Banco Santander en 2016, y llegamos un poco justos porque la licencia nos la concedieron en 2015, y aún no teníamos tanta experiencia como ahora, aunque en alguno hemos quedado como finalistas para US Equity. Ahora estamos mejor posicionados para afrontar las nuevas oportunidades.

¿Cómo ve todo el cambio que traerá la regulación en sentido de los rebates?

Eso probablemente haga que aumente el número de mandatos, al dificultar el tema de las retrocesiones. Creo que una cosa es entrar en una plataforma que no te de asesoramiento, y otra es que te la den gratis. Al fin y al cabo, el distribuidor te lo ha puesto en esa plataforma y tiene un coste.

Hay que andar con cuidado para evitar que pase lo del Reino Unido, donde mucha gente se ha quedado fuera de esta oferta internacional, precisamente porque a los distribuidores no les salía rentable ofrecerlo. 

Hablaba del reto de conseguir aumentar el porcentaje en renta fija ¿qué otros retos tiene?

Los retos principales ahora mismo son la diversificación, tanto por tipología de cliente como por producto, a la vez que mantenemos el ritmo de ventas.   

Cuando comentaba anteriormente que Iberia era la oficina de Europa con el porcentaje de flujos más alto en renta fija, un 35%, es porque nos lo pusimos como objetivo prioritario. La fortaleza de T. Rowe en bonos era la gran desconocida en el mercado y el reto que nos planteamos fue de dar a conocer nuestros más de 50 años de experiencia en este segmento.

¿Y cómo está empezando este año? ¿Y qué os está pidiendo el cliente?

Este año ha comenzado muy bien, y es que nuestras estrategias de renta variable llevan un año muy positivas, tanto las de growth como value y las compañías pequeñas estadounidenses. Destacaría el US Large Cap Growth, que batió al índice en casi 800 pb en 2023 y nuestro fondo US Smaller Companies que batió al índice en casi 700 pb en 2023. Gracias a ello estamos en las listas de las que hablábamos al principio.

Estamos viendo mucho interés de clientes en renta variable americana, y dentro de este segmento, destacan las small caps. Y es que la historia ahora mismo es muy atractiva, sobre todo por un tema de valoración, de precio. 

ETFs ¿Por qué si en EE. UU. tienen ETFs activos no los han traído a Europa?

Los ETFs que hemos lanzado son de gestión activa. Hemos lanzado estos productos en EE.UU., dónde vemos más ventajas desde el punto de vista fiscal. El lanzamiento se produjo recientemente, y en la actualidad tenemos poco más de 3 billones en 8 ETFs, así que ahora mismo estamos en el proceso de ganar volumen, y es algo que está yendo bien. Creo que es positivo que hayamos entrado en este negocio, porque es una respuesta a las necesidades de los clientes.

Estas mismas ventajas no existen en Europa, sí que entran en juego los costes y la transparencia, pero no las ventajas fiscales, así que por el momento nuestro enfoque con estos productos se limita a EE.UU. De hecho, tendría más sentido empezar a comercializarlos antes en LatAm, un negocio que llevamos desde la oficina de Iberia, porque ahí la regulación es más flexible y se puede invertir en ETF americanos, sobre todo en México, en Chile. 

Nuevo canal de WhatsApp para profesionales de la inversión.

Estrategias de Inversión lanza su canal de WhatsApp Asset Managers, dirigido a profesionales de la inversión, banqueros privados, selectores y distribuidores de fondos, y profesionales del sector financiero.

Siguenos fácilmente desde tu móvil en nuestro nuevo canal de comunicación Apuntate Aquí.   

Estrategias de Inversión