ACS: sus cuentas reflejan el potencial para afrontar nuevas operaciones

Las acciones de ACS retroceden a primera hora de la mañana un 3,58% hasta marcar 25,33 euros dentro de un IBEX 35 que a la misma hora sube un 0,13%. Pese a los descensos de hoy, el valor acumula una revalorización en lo que va de año de un 18,5% que se compara con el saldo negativo de un 6,7% que acumula el selectivo madrileño. La capitalización bursátil es de 7.370 millones de euros.

La compañía comunicó ayer tras el cierre que obtuvo un resultado neto de 480 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que representa una caída del 11,9% respecto al mismo periodo del año anterior, cuando su negocio de servicios industriales, que vendió a finales de 2021, le reportó un beneficio de 313 millones de euros. Excluyendo este efecto, es decir, sin tener en cuenta las ganancias de su división industrial del año pasado y comparando la misma actividad operativa en ambos ejercicios, el beneficio habría crecido un 103%.

La división de construcción registró un beneficio de 255 millones, un 22,1% más; las concesiones crecieron un 36,1%, hasta los 145 millones de euros; y los servicios otro 5,5%, hasta alcanzar los 22 millones de euros. En su conjunto, las operaciones crecieron un 25,5% en este periodo, pese al incremento de los precios de los materiales, a la rotura de la cadena de suministros global, y al alza de los precios de la energía.

Las ventas totales del grupo fueron de 24.526 millones de euros, un 10,6% superiores, y el resultado bruto de explotación (Ebitda) de 1.263 millones de euros, un 8,4% más que el año anterior, impulsado por la contribución de su concesionaria de autopistas Abertis, que llegó a los 133 millones de euros, un 23% más.

En este punto, Abertis aumentó un 11,9% el tráfico de sus autopistas tras el levantamiento de las restricciones a la movilidad y el incremento del tráfico en todos los países donde opera permitió compensar la pérdida de algunas concesiones en España. Su otra concesionaria, Iridium, aportó otros 33 millones de euros, con una cartera de 48 activos, que incluyen concesiones de autopistas, ferrocarriles y otras instalaciones de índole social, con un capital invertido de 567 millones de euros por parte de ACS.

La cartera de pedidos cerró septiembre con 70.417 millones de euros, creciendo un 13,6% y distribuida en un 54% en América del Norte, un 28% en Asia Pacífico, un 8% en España, un 9% en el resto de Europa y un 1% en América del Sur.

En el plano financiero, ACS presentaba a cierre de septiembre una posición neta de deuda de 288 millones de euros, frente a la deuda neta de 3.573 millones de euros de hace doce meses, reducida gracias a la venta de su división industrial por 5.000 millones de euros y engordada por el gasto de 1.502 millones de euros destinado a incrementar su posición en Cimic, su filial australiana, y en Hochtief, su constructora alemana.

Los resultados de ACS “presentan un patrón positivo de recuperación de la actividad y de solidez de negocio”, destaca Juan Tuesta, analista de Bankinter. “La situación de endeudamiento cercano a cero incluso después de la operación de compra de Cimic y del paquete adicional de Hochtief, le permite a ACS mantener aún potencial para acometer nuevas operaciones en el futuro y da muestra de la solidez de su balance”, cree este experto. 

Bankinter mantiene una recomendación de ‘comprar’ para ACS, con un precio objetivo de 30,7 euros.

Junto a sus cuentas trimestrales, ACS ha anunciado que su consejo de administración ha modificado el programa de recompra de acciones, propias, dotándolo de un máximo de 571 millones de euros, que está en vigor desde febrero de 2020 hasta julio de 2023. 

Previo a esta modificación, el consejo de administración ha acordado también una reducción del capital social de la compañía mediante la amortización de 4,5 millones de acciones de autocartera por un importe nominal de 2,25 millones de euros.

Suscríbete a Estrategias de Inversión y disfruta del área Premium.

Estrategias de Inversión