Según la encuesta realizada por BofA entre los gestores de inversiones europeos, se mantiene el pesimismo en el mercado de renta variable, ya que un 53% de ellos que considera que la renta variable europea seguirá bajando durante el próximo año (frente al 38% del mes pasado), y casi un tercio de ellos espera más de un 10% de caída. El 92% considera que los beneficios por acción en Europa van a bajar debido a la ralentización del crecimiento y a la mayor presión sobre los márgenes. Un 16% neto considera que la renta variable europea está sobrevalorada, lo que supone un máximo de dos años. Una pluralidad del 36% de los encuestados considera que no tener suficientes coberturas defensivas es el principal riesgo para las carteras, lo que supone un fuerte aumento respecto al 19% del mes pasado. Un 42% de los inversores globales afirma estar infraponderado en renta variable europea en un contexto global, la mayor infraponderación registrada (con datos que se remontan a 1999). 

Dicha infraponderación es resultado de que un 92% de los encuestados espera que haya una receción en Europa en los próximos doce meses, cuando el mes pasado era del 75%. Además, el 68%  cree que el choque energético y el endurecimiento de las condiciones crediticias provocarán una nueva pérdida brusca del impulso del crecimiento. Sin embargo, también el 66% esperara que el crecimiento de EE.UU. siga siendo débil o se ralentice aún más, a lo que se agraga que el 76% considera que es improbable que el crecimiento de China mejore en medio de los desafíos de Covid y la crisis de la deuda en el sector inmobiliario. No obstante, la mayoría  espera que el ciclo macroeconómico toque fondo en el primer semestre del próximo año.

También aumenta el procentaje de gestores que piensan que la destrucción de la demanda será el tema macroeconómico principal para los próximos meses, ahora es de un 66% vs 54% anterior, a pesar de que el 79% considera que la inflación disminuirá en los próximos doce meses. Por su parte solo un 11% espera que el rendimiento de los bonos a 10 años aumente durante el próximo año.  No obstante, el 36% de los encuestados sigue considerando que la alta inflación es el mayor riesgo para los mercados, lo que la convierte en el factor de riesgo más importante, seguido de los bancos centrales de línea dura (20%).

El 50% de los inversores espera que los cíclicos sigan teniendo un rendimiento inferior al de los defensivos (frente al 37% del mes pasado), mientras que sólo el 13% cree que pueden superarlos. Un 84% neto cree que los valores de alta calidad superarán a los de baja calidad. La energía sigue siendo el sector favorito de los inversores por un amplio margen, incluso cuando el posicionamiento en la mayoría de los sectores cíclicos se ha visto afectado, siendo el sector automovilístico el más infraponderado por el consenso, y los industriales y los bancos han pasado de estar sobreponderados a infraponderados. El 50% de los participantes considera que los bancos se enfrentan al reto de la ralentización del crecimiento, el descenso de los rendimientos de los bonos y la ampliación de los diferenciales de crédito, mientras que el 26% los ve como un vehículo atractivo para posicionarse ante la subida de los tipos de interés a pesar de la ralentización del crecimiento. Suiza es ahora el mercado de renta variable favorito en Europa, habiendo superado al Reino Unido, mientras que Italia y Alemania siguen siendo los menos preferidos.

Estrategias de Inversión