[embedded content]

En general hay consenso sobre cómo será a nivel macro este ejercicio 2024: habrá bajadas de tipos, pero más tarde de lo que espera el mercado y seguirá la incertidumbre geopolítica. “No perdería, sobre todo si hablamos de tipos de interés, la renta variable. En 2023 dio buenas sorpresas y todos firmaríamos por un año así de mercados”, dice Sol Hurtado de Mendoza, Directora general en España y Portugal de BNP Paribas AM en el encuentro organizado por Estrategias de inversión con los directivos en España de las principales gestoras.

En este sentido, Nabil El-Asmar, Country Head Vontobel AM reconoce ofrece un mensaje “optimista y constructivo. Si bien es cierto que todos estamos en una especie de consenso sobre que habrá aterrizaje suave en la economía, algo que ha ocurrido una vez en los últimos 100 años”. 

Inflación, tipos de interés y elecciones: focos de incertidumbre 

Sebastián Velasco, Country Head España Fidelity International habla de lo complicado de prever la inflación pero además “hemos visto que las actuaciones de política monetaria – tanto cuando los tipos estaban bajos como ahora – no han producido los efectos deseados. El escenario más probable que vemos es el de recesión cíclica y sólo a finales de 2024 podremos hablar de un regreso al crecimiento”. 

Desde abrdn, Álvaro Antón, Country Head de abrdn asegura que ven el mundo desde las tres ies: incertidumbre, inflación y tipos de interés.  “Esperamos una caída de tipos gradual que se producirá en los próximos 24 meses. En Estados Unidos habrá una reducción de tipos del 5% al 2,50% a finales de 2025 y esto aliviará al mercado en cierto modo”.  

Todo se produce en un año en que más del 33% de los países del mundo enfrenta elecciones en sus gobiernos que afectarán a más de 2000 millones de habitantes alrededor del planeta. Además, unas elecciones que podrían suponer un cambio en el rumbo de los países en un momento de elevados déficits fiscales en las economías.  El experto de Vontobel cree que “nos hemos acostumbrado a acontecimientos extraordinarios y tenemos la capacidad, como sociedad y mercados, de digerir casi cualquier cosa”, dice en alusión se eventos como el Brexit, Trump, conflictos armados, atentados… “Hemos pasado por cosas que deberían haber sido más disruptivas de lo que han sido”. 

Más allá de la macro, lo cierto es que también será un año de oportunidades en los mercados. Desde abrdn, Antón habla de un año 2024 en dos partes: una primera mitad en que los tipos no han bajado todavía y es uno año de empezar con renta fija  – que se tiene que repreciar y hacerlo bien –  y una segunda parte en la que se evidencie que el elevado endeudamiento que tienen las economías hará más necesarias las bajadas en los tipos.  

En la parte de renta fija, hay expertos que hablan de un “año fácil” en renta fija. Los Bancos Centrales sólo tienen dos caminos, bajar o mantener tipos de interés. Si hay bajadas de tipos, la renta fija “vuela por el efecto duración” pero si no hay más subidas de tipos, tienes un carry que se te va llevando. En este sentido, activos como money market o crédito corporativo Investment grade pueden ser ganadores. 

Los expertos reconocen que sí, que será un año de renta fija pero también de renta variable y especialmente de apostar por activos que se hayan depreciado: small caps, emergentes….

El año 2023 fue bueno en mercados pero no tan positivo en los márgenes de la industria de gestión de activos mientras la “resistencia” fueron aquellas gestoras con monetarios e indexados, las dos categorías que más entradas tuvieron en el ejercicio. 

8e1ce749-54c6-45e7-a068-96a774b3a640

Sigue el crecimiento de los fondos indexados 

Para el resto del sector, el hecho de que los bancos hayan visto en los fondos de rentabilidad objetivo un filón para captar pasivo de los inversores, lo que ha hecho que los depósitos no sean tan necesarios, no han tirado tanto de mandatos. Y eso no cambiará a corto plazo. “Todos tenemos renta variable y renta fija e históricamente en los últimos 5-7 años las grandes entidades se han apoyado mucho tanto en renta fija como en renta variable”, dice El – Asmar. En un año en que los tipos se han ido al 2%-3% y 4%, las mesas de renta fija de los bancos han lanzado fondos de rentabilidad objetivo lo que ha reducido más la “tarta”. “Si  bien es cierto que es dinero que se queda en el mundo fondo”,  la gran pregunta es cuándo volverán a necesitarlos. 

La experta de M&G reconoce que el tema de los indexados se veía venir. “Reforzamos hace año y medio el equipo y hemos conseguido compensar los flujos en equity”. Desde Fidelity, Sebastián Velasco muestra preocupación “porque hay un sesgo en la norma, que puede ser que se apruebe o no, que incita/favorece/aumenta la inversión indexada. Y eso no viene a cuento”. El regulador, a juicio de Velasco, tiene que buscar la forma de que le ofrezca el mejor número de opciones al mejor precio. Lo cierto es que antes, en los planteamientos de asignación de activos, se llevaban a la práctica con una base de gestión activa y un satélite de gestión indexada. “Ahora estamos viendo lo contrario y esa tendencia es imparable”. Antón reconoce que es necesario cumplir, hay que evolucionar y competir “pues te piden que compitas con otros productos, industria.,…etc”.  

A nivel regulatorio, uno de los retos sigue siendo la sostenibilidad. La presión de la Unión Europea por convertirse en líder en sostenibilidad y transición energética continúa dando coletazos en la industria de la gestión de activos. La puesta en marcha del Reglamento de Divulgación, que fuerza a medir el grado de sostenibilidad, en los fondos y productos de inversión provocó con los posteriores desarrollos una reclasificación a la baja, degradando a multitud de fondos englobados en el artículo 9. Pero ahora se comienza a revisar esos cambios. 

Además durante la mesa se evidenció una cierta preocupación por una posible burbuja en ilíquidos. Un producto cuya inversión mínima exigida es de 100.000 euros, pese al reciente cambio normativo que permite que los particulares inviertan en capital riesgo por un mínimo de 10.000 euros. Desde estas casas hablan de la complejidad de este producto por la iliquidez que tiene y por el desconocimiento que se tiene habitualmente de lo que supone “ilíquido” (no poder rescatar el capital en 10 años).  Desde el sector creen que en una tendencia a democratizar la inversión, la regulación ha ido por delante de las necesidades reales y no creen que haya una demanda/oferta masiva de este tipo de productos a día de hoy. Pero cautela. 

Nuevo canal de WhatsApp para profesionales de la inversión.

Estrategias de Inversión lanza su canal de WhatsApp Asset Managers, dirigido a profesionales de la inversión, banqueros privados, selectores y distribuidores de fondos, y profesionales del sector financiero.

Siguenos fácilmente desde tu móvil en nuestro nuevo canal de comunicación Apuntate Aquí.   

Estrategias de Inversión