2022 en A menor

Cuando los inversores pensaban, a finales de 2021, que la crisis de la pandemia de COVID-19 podría quedar atrás, pocos esperaban el estallido de la guerra en Europa apenas unas semanas más tarde.

Además del importante impacto sobre la vida humana, el impacto inmediato de esa dura realidad fue la evaporación de la seguridad energética en Europa y un marcado aumento de los precios de la energía. El precio del gas se ha multiplicado por cinco, y el precio del petróleo se ha duplicado con creces en dos años. Nos encontramos potencialmente ante una crisis más grave que la de la década de 1970. Esta crisis, que nos preocupa a todos, no solo está relacionada con los precios de la energía, sino también con la seguridad del suministro para Europa.

Desde el comienzo de esta década, la pandemia ha constituido una disrupción, y la guerra ha sido un acelerador para los participantes del mercado financiero y para los bancos centrales. Antes sabíamos que el inicio del ciclo de endurecimiento de los bancos centrales sería un momento delicado para capear los mercados. Sin embargo, la función de reacción de los bancos centrales llevó finalmente a una aplicación anticipada del endurecimiento monetario nunca antes vista por la actual generación de inversores.

Sin embargo, como resultado de un año 2022 especialmente difícil para los mercados financieros, los inversores se enfrentan en la actualidad a un punto de entrada más favorable que hace tan solo un año, tanto en renta fija como en renta variable. Hace tan solo un año, nuestra rentabilidad prevista anualizada para los próximos 5 años se situaba en un anémico 3,1 % para una cartera EMU equilibrada con una proporción de 50/50. Las rentabilidades previstas a medio plazo se han tornado más interesantes, ya que los rendimientos de la renta fija se han restablecido y las valoraciones de la renta variable han caído. En consecuencia, la misma medida ha aumentado hasta el 5,5 %.

2022 ha sido, de nuevo, todo un reto

En muchos países, la inflación subió hasta niveles no vistos en décadas. Ya tensionada por las presiones en la cadena de suministro, la inflación se vio impulsada por la invasión de Ucrania por parte de Rusia. Esto causó una grave crisis energética en Europa y graves dificultades para los países de bajos ingresos, ya que los precios de los alimentos se vieron presionados.

La persistencia y la ampliación de la inflación han llevado a los bancos centrales de todo el mundo a revertir su política monetaria acomodaticia: durante el último medio siglo, raras veces el mundo ha asistido a un cambio tan sincronizado hacia políticas restrictivas del crecimiento. No es de extrañar que el ajuste de los mercados financieros haya sido doloroso: los mercados mundiales de renta variable y renta fija sufrieron importantes ventas masivas.

En 2023, la incertidumbre geopolítica, el endurecimiento de las condiciones financieras y la reducción del poder adquisitivo deberían seguir lastrando el crecimiento, pero es probable que se haya alcanzado el punto álgido de inflación. Para los mercados financieros, la buena noticia es que una gran cantidad de malas noticias parecen estar ya descontadas.

candriam1

Las tensiones geopolíticas persistirán más allá de 2023

En la última década, el mundo ha pasado de una era posterior a la guerra fría a lo que ahora a menudo se denomina «la gran lucha por el poder», un mundo de intensificación de la competencia entre EE. UU. y China, así como entre Rusia y Occidente. De cara al futuro, se espera que el enfrentamiento político, económico y militar entre Occidente y Rusia se mantenga durante buena parte de 2023, mientras que resulta poco probable que las tensiones entre EE. UU. y China sobre el acceso a tecnologías estratégicas, así como la amenaza de una intervención militar de China en Taiwán, disminuyan. En este contexto, los retos de las colaboraciones mundiales en materia de seguridad, la integración financiera, la resiliencia de la cadena de suministro y la migración han dejado de estar en un segundo plano: la geopolítica seguirá dando forma a las perspectivas económicas y será una fuente de volatilidad para los mercados financieros.

Un aumento de la inflación y un menor crecimiento como punto de partida

Además de la incertidumbre geopolítica, el endurecimiento de las condiciones financieras y una inflación aún elevada seguirán frenando el crecimiento mundial en 2023. Los bancos centrales de las principales economías seguirán concentrados en combatir la inflación. A medida que las economías comiencen a desacelerarse y surjan debilidades financieras, los llamamientos a un giro hacia unas condiciones monetarias más laxas se intensificarán de forma inevitable. En este contexto, la actividad en las economías avanzadas seguirá siendo inferior en 2023.

En EE. UU., aunque el riesgo de error de cálculo en la política monetaria sigue siendo significativo, la Fed debería lograr un aterrizaje «suave». En Europa, las perspectivas de crecimiento siguen siendo difíciles: aunque las temperaturas inusuales han rebajado los precios del gas natural, las nuevas tensiones podrían llevar fácilmente a la zona euro a una recesión.

En China, a pesar de la relajación gradual de la estrategia de covid cero y de un cierto apoyo presupuestario, el estallido de la burbuja inmobiliaria dista mucho de haber terminado.

Una primera conclusión multiactivo: continuar aumentando la duración a través de deuda corporativa de alta calidad

Los mercados de capitales han descontado con rapidez muchas malas noticias durante 2022. En los últimos 50 años, solo se ha observado una caída simultánea de los precios de los bonos y las acciones en 1994, otro año en el que la Reserva Federal aplicó un importante endurecimiento monetario. Por consiguiente, el rendimiento se ha recuperado en los últimos meses y las rentabilidades previstas de las posiciones en renta fija han vuelto a ser positivas, en marcado contraste con la situación de hace un año. Claramente, Candriam ha empezado a ampliar gradualmente las duraciones de la cartera, y esperamos seguir haciéndolo en los próximos meses; nuestros expertos han identificado a los emisores europeos de alta calidad como punto ideal. Además, accedemos al carry a través de la deuda emergente y los bonos de alto rendimiento mundiales.

candriam2

Terminamos 2022 priorizando la renta variable frente a la renta fija, pero somos conscientes de que resulta probable que el potencial alcista se vea limitado

Nuestra estrategia de inversión se ha tornado más constructiva, con base en unos atractivos niveles de precios al comienzo del cuarto trimestre. En octubre, nuestro análisis sobre la confianza de los inversores, la psicología del mercado y los factores técnicos apuntaron a un pesimismo generalizado, lo que puso de manifiesto medidas deprimidas. Esta configuración extrema representó una señal para volver a entrar en el mercado y volver a poner el capital en marcha.

Si escuchamos a los bancos centrales de todo el mundo, creemos que la postura para combatir la inflación está limitando el alza de los activos de riesgo. Al contrario del episodio de elevada inflación de la década de 1970, la Reserva Federal ha dejado claro que solo unos indicios tangibles de que la inflación volverá a su objetivo pondrán fin a su postura restrictiva. Esperamos que los tipos alcancen el 5-5,25 % la próxima primavera.

Además, el crecimiento económico inferior al potencial y la inflación aún elevada apuntan a próximas revisiones a la baja de las expectativas de beneficios de consenso, lo que supone un obstáculo para los mercados de renta variable en general. En este contexto, priorizamos los valores de calidad y defensivos de los sectores sanitario y de consumo básico.

Por otro lado, el actual descenso de las presiones inflacionistas y los consiguientes avances económicos una vez absorbido el aterrizaje también deberían limitar la caída de los activos de riesgo.

Técnicamente, esperamos que los niveles de apoyo registrados en octubre se mantengan a menos que una expansión de las dificultades financieras o un error en la política monetaria provoquen un contagio en el mercado.

Si abordamos con prudencia y humildad las lecciones aprendidas desde el comienzo de esta década, deberíamos recordar que mantener estrategias de cobertura puede mitigar el impacto de grandes perturbaciones inesperadas en la rentabilidad en las carteras. Confiamos en que las estrategias de inversión alternativas y el oro seguirán desempeñando su papel. Unas correlaciones inestables y una volatilidad esperada aún elevada entre las clases de activos nos llevaron a diversificar en estrategias CTA que siguen tendencias, que ya se han beneficiado de este entorno en el último año. Entre las estrategias de inversión alternativas, también esperamos que las estrategias equity market neutral y de deuda corporativa long/short se beneficien de la elevada dispersión. Más allá del oro, la experiencia reciente también nos enseña que tiene sentido mantener una exposición al conjunto de materias primas para alcanzar una mejor diversificación y reforzar la resiliencia de la cartera.

Seguir invirtiendo para una nueva era, con especial hincapié en la transición energética

La crisis energética europea de este año plantea una pregunta esencial: ¿la transición energética en la que estamos implicados se verá frenada o reforzada por el recorte de los suministros rusos de gas? La ola de calor y la sequía del verano en Europa han empeorado aún más la crisis energética, ya que los niveles de agua fluvial han disminuido considerablemente. La generación de energía hidroeléctrica en España e Italia, el enfriamiento de las plantas nucleares francesas y el envío de carbón a Alemania pasaron a ser cuestiones menos triviales, mientras que el conflicto energético entre Europa y Rusia se intensificó. En consecuencia, creemos que la crisis actual constituirá un importante acelerador para la transición energética y, por tanto, para las temáticas de inversión relacionadas. Como inversores responsables, tenemos el deber de promover y acelerar esta transición. Resulta vital que nos aferramos a nuestras convicciones de sostenibilidad, especialmente en un mundo cada vez más incierto.

Seguimos confiando en nuestra opinión que la sostenibilidad es y será un motor clave de la rentabilidad de la inversión hoy, pero también mañana y más adelante en el futuro.

Con la caída del mercado en 2022, las valoraciones de la renta variable se han tornado más atractivas.

Más concretamente, las inversiones relacionadas con el clima han perdido más de 10 puntos de PER en términos agregados desde principios de año, pasando de 31 a 20,5 veces. Sus valoraciones vuelven a situarse en niveles atractivos. Y, en los niveles actuales, observamos que en algunos casos no estamos valorando el crecimiento futuro, sino solo los ingresos de explotación de la capacidad instalada. La sensibilidad a la subida de los tipos de interés ha descendido y brinda un mejor punto de partida para los inversores.

La gestión activa será clave a la hora de seleccionar aquellas empresas cuyos modelos de negocio ejerzan un impacto positivo en el mundo del mañana. Independientemente de si usted es dinámico como Glass Marcano, apasionado como Gustavo Dudamel o incluso más sensual como Carlo Maria Giulini, como buen inversor, lo importante para usted será entender profundamente las diversas partituras y puntuaciones que podríamos aplicar cuando suene la música en 2023 y lograr que las clases de activos suenen en armonía en el momento adecuado, con suerte en C mayor.

Estrategias de Inversión